La fibromialgia es un síndrome caracterizado por un dolor crónico generalizado en músculos y articulaciones sin que haya daño en los tejidos.

En 1992 la Organización Mundial de la Salud reconoció la fibromialgia como una enfermedad reumatológica.

Prevalencia

Los datos disponibles en nuestro país sobre prevalencia de la fibromialgia son según el estudio EPISER de la Sociedad Española de Reumatolgía de 2,37% de la población y afecta especialmente a mujeres (ratio 20/1). De hecho, la fibromialgia constituye la tercera enfermedad reumatológica más frecuente después de la artrosis y la artritis reumatoide.

Causas

La etiología no se conoce, como en el resto de SSC, pero sí se ha detectado una predisposición genética. En muchas ocasiones se ha descrito que se desecadena tras una situación de estrés fisica o psicológica, como un accidente de coche, una infección, una intervención quirúrgica o algun tipo de trauma.

Diagnóstico

El diagnóstico es clínico. Se utilizan los criterios del Colegio Americano de Reumatología que se basan en la presencia de dolor generalizado durante al menos 3 meses y dolor en la exploracion de, al menos, 11 de los 19 puntos que corresponden a áreas muy sensibles para estímulos mecánicos (añadir gráfico).

El dolor se puede acompañar de rigidez articular sobre todo matutina, parestesias en manos y pies, cefaleas, fatiga, alteraciones neurocognitivas, alteraciones del sueño, etc.

Como con el SFC, el curso de la FM puede variar. La localización y la severidad del dolor pueden ser intermitentes y fluctuar en el tiempo.

Las pruebas analíticas de rutina pueden ser complentamente normales ya que no hay marcadores específicos, por el momento.

Otras patologías asociadas

La Fibromialgia se puede presentar sola o bien junto con otros síndromes de sensibilidad central como el SFC o SQM. Otras enfermedades que se pueden asociar son lupus, síndrome de colon irritable, síndrome de vejiga irritable, dolor miofascial, síndrome de piernas inquietas, y problemas tiroideos.

Tratamientos

No hay ningun fármaco indicado específicamente para esta enfermedad. Como en el SFC, el objetivo del tratamiento de la FM se concentra en aliviar los síntomas y mantener la capacidad funcional.

La actividad fisica personalizada para cada paciente en función de sus características poersonales puede ayudar a mejorar la calidad de vida. Se deben incluir actividades relajantes.

Los abordajes terapéuticos incluyen medicamentos convencionales, tratamientos alternativos y medidas de autocuidado como reducir peso si hay sobrepeso, no fumar, medidas para favorecer el sueño.

Algunos pacientes se ha visto que se benefician de una dieta libre de gluten.

Las estrategias del ajuste del estilo de vida que se emplean con el SFC, como el control del estrés también son de enorme ayuda para los pacientes de FM.